20 septiembre 2020

Mucho vino y algo de aceite, el pronóstico de los langostos de Abizanda

Como viene siendo ya habitual, pues es la tradición de Abizanda y pueblos aledaños, los langostos se posaron en los manteles y pronosticaron los cultivos de este 2020.

Una tradición ancestral que se repite de año en año en la ermita de San Victorián en la Sierra de Olsón, cercana a Abizanda. El día de San Victorián, este sábado 12 pasado, los vecinos de Abizanda y otros pueblos cercanos suben por la pista a la ermita del Santo y allí el sacerdote realiza la misa. Al término de la misma se pone un mantel y en él unos panes de caridad que bendice. Después, en ese mismo mantel se posan los langostos con los que se realiza la previsión de las diferentes cosechas.

En esta ocasión los especialistas en diferenciarlos, vieron sin dificultad los insectos negros y algunos verdes sobre los manteles blancos, señal de que la cosecha de vino será abundante y que aceite habrá. Sin embargo no se apreciaron langostos marrones que señalan el que la cosecha de cereal vaya a ser buena.

Eso sí, mucha gente que acudió por primera vez no pudo diferenciar el color de estos animalillos.

Los lectores a estas alturas ya saben que si salen mayoritariamente los saltamontes negros la cosecha será abundante en vino, si salen verdes en aceite y marrones en cereal. No irá mal este año 20 ya en lo que respecta al vino, recordando que el 19 fue mediocre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *