26 mayo 2020

Una biblioteca viva es un pueblo culto, Aínsa subiendo en número de lectores

Nota de prensa del Ayuntamiento de Aínsa-Sobarbe

LA BIBLIOTECA DE AÍNSA SIGUE ALIMENTANDO LA CULTURA EN EL MUNDO RURAL

-En el año 2019 han disfrutado 18.916 usuarios de sus instalaciones.

-Un incremento de un 7% con respecto al año anterior que fue el mejor año.

10 enero de 2020- Espectaculares datos de visitas los que proporciona la biblioteca municipal de Aínsa durante el año pasado. Se han alcanzado 18.916 usos de los que 12.849 corresponden a personas adultas y 6.067 a personas menores de edad.

Unos datos que incrementa un 7% los datos del 2018, 1.268 usos más. Ese aumento corresponde a las dos categorías que se controlan de acceso a este espacio municipal, que desde que se encuentra en su nueva ubicación, cada año han ido creciendo las asistencias.

El nuevo edificio se construyó al lado de la zona deportiva en una zona más céntrica y con mejor acceso, gracias al inestimable apoyo de la Diputación Provincial de Huesca. Se inauguró en el año 2014 con la presencia del entonces alcalde José Miguel Chéliz y el presidente de la institución provincial Antonio Cosculluela. Aunque debido a este gran aumento habrá que pensar en ampliar las instalaciones para dar cabida al interés cultural que existe en el mundo rural.

La novedad más importante de este año ha sido el traslado del centro de educación de adultos a la planta primera del edificio, que desde septiembre se imparten los cursos en este nuevo espacio que se modificó para acoger las aulas.

En la biblioteca además de la labor de la prestación de libros, también se utiliza para lectura de la prensa diaria, para estudio de escolares hasta segundo de bachiller se imparte en Aínsa, para estudios de oposiciones o como centro de consulta en internet en los 10 ordenadores instalados en la sala principal. Además cuenta con un espacio para las niñas y niños más pequeños que pueden divertirse sin generar ruido al resto de asistentes.

También se realizan presentaciones de libros por parte de los escritores, cuenta cuentos para los más pequeños, exposiciones en el hall del edificio o en la sala principal, encuentros del programa de animación  de la lectura con las escritoras, proyecciones de Espiello o del Cineclub de Sobrarbe, charlas-coloquio, hasta pequeños conciertos de música. En verano también se proporciona la posibilidad de leer libros en la bibliopiscina.

Por este espacio han pasado grandes escritoras como Luz Gabás, hasta otros menos reconocidos o más locales como Antonio Vila, José María Santos, Mª Ángeles Bernad, Marko Zaragoza, Carlos Tarazona, Kike Fernández o José María Satué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *